Inicio > Actualidad, Economía, Política > Sobre orden, estabilidad, oligarquía y plutocracia

Sobre orden, estabilidad, oligarquía y plutocracia

Otra vez parece como si estuvieramos viviendo la misma historia que comenzara hace 250 años, cuando el gran sistema mercantilista, tal vez la primera forma de globalización que conociera el planeta, que enriqueciera de manera nunca antes vista a España, Portugal y Francia colapsara para dar origen al actual sistema capitalista.

Nos gusta pensar que ahora todo es nuevo, que nuestro conocimiento del mundo es ahora mucho más completo que en el pasado. Que nuestra tecnología nos ha dado un estándar de vida muy superior al que gozaron nuestros antepasados, y que es el "conocimiento" el verdadero camino a la prosperidad, la igualdad y la justicia. Es más podríamos remontar esa idea incluso a tiempos bíblicos "Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:32).

En 1751, Diderot y d’Alembert publicaron "La Enciclopedia", en el marco de un movimiento cultural y filosófico europeo llamado "Ilustración", la idea era muy similar a la que existe detrás de lo que hoy llamamos wikis, que no es sino el esfuerzo de autores individuales y muchas veces dispersos en una amplia zona geográfica, cada uno especializado en un tema, escribiendo sobre lo que sabe y un grupo de editores que tratan de garantizar la calidad de la información contenida en la publicación.

Si escribo este post no es porque quiera hablar de historia, sino porque quiero compartir con mis lectores mi sensación, de que estamos viviendo toda una época de cambios radicales, o como dice Niño Becerra una crisis sistémica. Además no soy el único que siente esa "sensación", Nassim Taleb, ha comentado múltiples veces que todo lo que ahora llamamos "conocimiento", no es sino "chisme". Un poco radical en sus palabras pero resume un sentimiento que nos embarga a todos cuando escuchamos a los "expertos" en los médios de comunicación diciendonos en todos los tonos posibles, que lo mejor está aún por venir.

Europa y el mundo atravesaron por un periodo de relativa estabilidad entre 1550 y 1750. No digo que no hubo guerras, hambrunas o peste. Me refiero a que la economía creció casi linealmente a la par que la inflación gracias a la irresponsable política monetaria de los Borbones (pero ese es otro tema), además de que el clima no experimentó grandes disrupciones en dicho periodo de tiempo, dando la sensación de que el mundo era "estable".

Es decir durante 200 años, parecía que el mundo tenía un "orden". De no haber sido suficientemente estable el clima, los viajes intercontinentales en barcos impulsados por la fuerza del viento hubieran sido imposibles. Sin embargo una sería de rápidos cambios climáticos  ocurridos a partir de la erupción del volcán Laki en Islandia en 1783, alteraron el "orden" y la "estabilidad" del mundo como se conocía.

Ahora quiero hacer referencia a dos términos que uso en el título de esta post, oligarquía (gobierno de pocos) y plutocracia (gobierno de los ricos), que fueron tal vez los dos sellos distintivos de la aristocracia europea durante esos doscientos años. Esta aristocracia era rica porque vivia de cambiar las leyes del estado a su favor y conseguir tierras, o derechos exclusivos sobre el comercio de ciertos bienes. Obviamente en ese periodo de tiempo la forma más segura de ser rico era nacer ya siendo uno. Eso no fue lo que pasó en los primeros años del mercantilismo, cuando arriesgados exploradores y conquistadores usando la última tecnología disponible en su tiempo, hicieron grandes fortunas a través de arriesgadas apuestas. Me estoy refiriendo a historias como las de Cortés, Pizarro, etc.

Es decir observo un patrón, una sociedad descubre un nuevo modo de hacer riqueza, por lo general este nuevo modo es descubierto por personas que no forman parte del actual "orden", es decir por "outsiders" que ante la imposibilidad de hacer fortuna bajo el "orden" establecido, deciden iniciar su propio "orden". Si son exitosos prosperan y cambian la percepción de la sociedad a esta "nueva forma de hacer las cosas", cuando eso ocurre y como resultado de haber sido los primeros en iniciar este nuevo orden, se benefician de gran manera e inician un proceso de consolidación en busca de mayores beneficios. Luego de un tiempo (algunas décadas) el poder económico incialmente redistribuido amplia y radicalmente con el cambio de orden social, nuevamente se concentra en un grupo pequeño. Es decir se tiene una nueva "aristocracia", que es en escencia una oligarquía y una plutocracia. Es decir las dos características de la clase que gobierna cualquier "orden" es que son pocos y son muy ricos.

Tras la consolidación del poder político/económico, el nuevo orden alcanza la "estabilidad", cuánto puede durar esa estabilidad no está determinado por voluntad ni de los gobernantes, ni de los gobernados, sino por la robustes intrínseca del orden (o sistema). Entendiendo por "robustes" la capacidad de la organización social de continuar incluso si se ve sometida a grandes presiones.

Las grandes presiones para el sistema mercantilista, de base mayormente agrícola, fueron los radicales cambios climáticos ocurridos en Europa a raíz de la erupción del Laki. Pobres cosechas significaban menores rentas para una aristocracia que vivía de alquilar la tierra a campesinos independientes que terminaron arruinados debido a cambios en el medio ambiente que no podían controlar y que pensaban no sucederían debido a la gran estabilidad del clima durante las décadas anteriores, como dice Taleb, fueron sorprendidos por la aleatoriedad.

Obviamente, el campesino lo pierde todo si pierde su cosecha, no así el dueño de la tierra, quien puede alquilarla a otro campesino, o tomar un préstamos sobre rentas futuras poniendo como garantía sus tierras. Eso fue lo que hizo la nobleza europea durante 1750-1840, apalancar financieramente hasta un punto tal que el sistema se volvió inviable porque la deuda se volvió no sólo incobrable, sino que también impagable (el clásico escenario de la hipoteca "underwater").

Por otro lado, inmunes al cambio climático otra forma de hacer las cosas apareció en las ciudades europeas, la producción industrial masiva, que podía producir una gran cantidad de bienes a precios muy reducidos y con independencia de factores climáticos. Es decir mientras la renta de un aristócrata era impredecible y podía variar en función al clima, la cantidad de productos industriales producidos y comercializados era predecible y por tanto mucho más atractiva para los prestamistas (ahora los llamamos inversionistas).

Es decir un cambio climáticos derrumbó el sistema mercantilista, podrá un cambio climático de mayores proporciones derrumbar este sistema capitalista, post-industrial. No lo sabremos hasta después de que los hechos hayan ocurrido. Lamentablemente creo que mi generación no estará en este planeta para cuando esta historía llegue a su fin. Pero no puedo negar que tengo una gran curiosidad por saberlo, aunque creo que mi posición no es diferente a la de aquellos que vivieron similares tiempos al final del siglo XVIII, ellos hubieran querido saber como era el mundo en el cual nací, pero saberlo sólo te lleva inevitablemente a darte cuenta de que no es el final de la historia y que habrá otro cambio similar en el futuro, con lo cuál uno termina comprendiendo la naturaleza cíclica del progreso humano.

Además de la naturaleza cíclica de nuestra evolución como especie y sociedad, encontramos que una de sus características es que durante estos ciclos cuando se alcanza la "estabilidad" y se asignan los roles que determinan el "orden" social, inevitablemente terminamos creando una oligarquía/plutocracia, que algunas veces llamamos aristocracia, meritocracia y otras veces teocracia, que tienen por misión conservar el "orden", ya que de este depende su existencia misma.

Este post ha salido increíblemente largo ya hasta aquí, claro para un mundo de historias de 140 caracteres, y personas que tienen problemas para fijar la atención por más de cinco minutos en un tema. Claro amigo lector, ese no es su caso ya que llegó hasta aquí, aunque puede estar de acuerdo o no con lo que comento, si le interesó no olvide dejar un pequeño comentario, así sea de 140 caracteres

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: