Archivo

Archive for the ‘Internet’ Category

Web 2.0: ¿Burbuja o Boom?

noviembre 20, 2010 Deja un comentario

Durante la semana que termina, entre el 15 y 17 de noviembre se desarrollo el Web 2.0 Summit 2010 en San Francisco (California), organizado por O’Reilly Media y UBM TechWeb. Han habido varias presentaciones interesantes, como la del CEO de Google Eric Schmidt, la del creador de Facebook Mark Zuckerberg,el co-fundador de Twitter Evan Williams, o la de Mark Pincus, CEO y fundador de la empresa de juegos sociales más popular del momento Zynga. Pero tal vez la conferencia que más poderosamente ha llamado mi atención fue la que tuvo como protagonistas a John Doerr, un legendario inversor de riesgo de Silicon Valley y a Fred Wilson, inversor de riesgo de la Ciudad de Nueva York y cofundador de Union Square Ventures. La "confrontación" de estos dos inversionistas sobre  la actualidad de la web llevó a que incluso Mashable le dedicara un post y presentara las visiones de estos inversionistas como opuestas, aunque ambos desde mi punto de vista coincidieron en que la Web 2.0 está ahorita en un ciclo expansivo que muchos podrían llamar una burbuja, que es el nombre que prefirió Wilson, sin embargo Doerr prefirió llamarlo boom, aunque hay que recordar que tras todo boom siempre hay un bust.

Wilson ya ha comentado la existencia de una burbuja en la Web 2.0, desde el 2005 en un post de su blog llamado Burbuja 2.0, pero ahora es mucho más enfático, dice que hay demasiados inversionistas dispuestos a invertir en cualquier proyecto que les presenten, esta increíble liquidez en el mercado hace sencillo financiar nuevos emprendimientos, pero el lado negativo es que hay demasiados proyectos que son sólo una copia de otro proyecto exitoso y añade muy poco valor. Además Wilson es muy claro en decir que esta sobre abundancia de ángeles inversores es buena para todo el mundo, menos para los mismos ángeles inversores mismos que ahora al tener que competir está aceptando financiar proyectos que normalmente no financiarían. Resultado de esto es lo increíblemente alto que son las valuaciones de las empresas, una prueba de ello es el hipotético valor de U.S.$ 41 mil millones que tiene Facebook en la actualidad, según la valuación hecha por los inversores del mercado secundario, que tanto de eso es real, hasta que no haya una compra real en forma de efectivo de las acciones de estas empresas no tendremos una respuesta final.

El otro punto importante en el que estuvieron de acuerdo Doerr y Wilson es que los smartphones serán la plataforma de la computación del futuro, es decir seran la nueva PC que cambiará la forma como vivimos. Otra vez la diferencia es quien controlará el mercado de los smartphones. Según Doerr dado que Apple inició la revolución con el iPhone y está bien posicionado en la actualidad, mantendrá su posición de dominio. Por otro lado para Wilson, Apple tiene un ecosistema cerrado y está condenado al fracaso y será Android con su plataforma abierta quien controlará el mercado de smartphones del futuro.

Definitivamente vale la pena oir esta conferencia, llevada a manera de debate entre estos dos gigantes en lo que respecta a la inversión de riesgo, aunque como dijera el moderador John Heilemann ambos son unos enanos físicamente hablando 🙂

 

 

Un detalle final, sobre el minuto 28:50 Doerr cita una frase muy buena de Colin Powell: "Innovación sin puesta en práctica es una alucinación", lo hace mientras respondía a la postura de Wilson sobre el hecho de que ni Facebook o Google han creado nada nuevo últimamente. Doerr es claro y enfático "Las ideas son fáciles, abundan las idea, lo que es realmente escaso es la puesta en práctica".

Categorías:Actualidad, Internet, Web 2.0

Borrando e-mails en masa en Zimbra

noviembre 17, 2010 2 comentarios

Zimbra es una de las soluciones de correo electrónico que más rápidamente está ganando popularidad tanto por su facilidad de uso, como por sus medidas de seguridad. Aunque es una solución Open Source, la forma como almacena los correos no es ni el clásico Maildir o mbox de la mayoría de otros servidores de correo. La razón para almacenar los correos electrónicos en su propia base de datos es que de esta manera optimizan las búsquedas y pueden integrarlos fácilmente con los otros servicios que incluye el programa. Discutir si esta es la mejor forma de hacerlo o no será motivo para otro post en este blog, pero para ir entrando en materia permitanme contarles el caso de un cliente que tenía aproximadamente 13,000 correos antiguos que ocupaban un espacio de aproximadamente 3.5GB y deseaba que borrara todos los e-mails anteriores a una fecha determinada, este es un problema relativamente fácil de resolver en otros MTA especialmente si usan Maildir, pero este no era el caso ¿qué hacer?

Descrito el problema, les contaré que la solución la encontré en los forums de Zimbra en la forma de un script que hace uso del comando zmmailbox. Como dicen su autor, el script no es perfecto y tiene la limitación de que sólo borra un máximo de 2,500 e-mails cada vez que ejecuta un ciclo a pesar de que claramente el script dice que debe hacerlo en grupos de 100,000; pero aparte de ese pequeño inconveniente funciona a las mil maravillas, al menos en mi caso.

Aquí el script levemente modificado para mostrar los mensajes en español: 

#!/bin/bash
# version .1
#

ZIMBRA_BIN=/opt/zimbra/bin
echo "Introduzca la cuenta de correo:"
read THEACCOUNT

echo "Introduzca la fecha hasta la cual a Ud. le gustaria borrar los correos, en el formato MM/DD/AA. Ejemplo 04/10/09:"
read THEDATE

echo "Desde que directorio desea borrar los mensajes?:"
read THEFOLDER

echo "Ud. va a borrar todos los correos del directorio $THEFOLDER hasta la fecha $THEDATE para la cuenta $THEACCOUNT."
echo "Desea continuar? (s/N): "
read ADD

themagic ()
{
touch /tmp/deleteOldMessagesList.txt
for i in `$ZIMBRA_BIN/zmmailbox -z -m $THEACCOUNT search -l 100000 "in:/$THEFOLDER (before:$THEDATE)" | grep conv | sed -e "s/^\s\s*//" | sed -e "s/\s\s*/ /g" | cut -d" " -f2`
do
if [[ $i =~ [-]{1} ]]
then
MESSAGEID=${i#-}
echo "deleteMessage $MESSAGEID" >> /tmp/deleteOldMessagesList.txt
else
echo "deleteConversation $i" >> /tmp/deleteOldMessagesList.txt
fi
done

$ZIMBRA_BIN/zmmailbox -z -m $THEACCOUNT < /tmp/deleteOldMessagesList.txt >> /tmp/process-`date +%Y-%m-%d`.log
rm -f /tmp/deleteOldMessagesList.txt
echo "Terminado. Desea ejecutar otra vez el comando para el mismo usuario?"
read ADD
}

while expr "$ADD" : ‘ *[Ss].*’
do themagic
done

El formato de la fecha debe ser el establecido por Zimbra en la instalación, como en mi caso es el formato es el americano "Mes/Dia/Año" no he alterado esa parte del script, si Ud. eligio el formato europeo en la instalación debe hacer los cambios respectivos en el script. Para que el script pueda correr debe tener privilegios de administración, es decir debe ejecutarlo como el usuario zimbra o root, todo depende del seteo que se realizó al momento de instalar Zimbra.

Si tienen problemas con copiar/pegar el código del script lo pueden descargar desde aquí. Espero que este script les resulte tan útil como me ha resultado a mi.

Categorías:Internet, Linux, OpenSource, Tips

Microsoft certifica aplicación Open Source desarrollada en PHP

noviembre 17, 2010 1 comentario

En un mundo que tiende a la convergencia y donde la lucha por los clientes está forzando a todas las empresas a cambiar rápidamente su modelo de negocio, Microsoft no podía permanecer como una isla, si es que no quiere desaparecer. El día de ayer en el blog Port 25, que es el medio oficial que utiliza Microsoft para comunicar sus avances en lo referente a Open Source, apareció el anuncio de que el proyecto SilverStripe CMS, que es un sistema de gestión de contenidos web, había alcanzado oficialmente el status de "Certified for Windows Server 2008 R2". Hoy día Sigurd Magnusson, confundador de Silver Stripe Project, ha escrito sobre el hecho en el blog del proyecto bajo el título "SilverStripe la primera aplicación web Open Source que llega a ser Microsoft Certified", lo cual es un punto fuerte para promover SilverStripe a nivel corporativo.

Esto es interesante ya que demuestra que por un lado PHP ha evolucionado hasta alcanzar un nivel "empresarial", que hace apenas unos 3 años no gozaba, además prueba de que efectivamente no hay una contradicción entre un modelo de desarrollo Open Source (ojo no confundir con Free Software que es más restrictivo) y hacer dinero con un proyecto de esta naturaleza. Decir que no se podía desarrollar un modelo de desarrollo comercial de software basado en herramientas Open Source fue uno de los puntos "fuertes" de la estrategia de Microsoft para tratar de frenar la gran migración de desarrolladores que ha ocurrido en favor de alternativas libres como PHP, Python o Ruby; como ha quedado plenamente demostrado por la propia Microsoft tal contradicción nunca ha existido.

Ayer también Apple terminó por aprobar una aplicación que implementa el servicio de VoIP Google Voice, luego de 16 meses de espera este servicio gratuito de Google está por fin disponible en iTunes, según me enteré por TechCrunch. La conclusión que puedo sacar de todo esto es que estamos ante una nueva era de integración y aquellos que eligen el camino de cerrar sus plataformas sencillamente tienen sus días contados. Por otro lado espero que pronto Google atendiendo el clamor popular de los desarrolladores termine por incluir PHP como uno de los leguajes soportados en Google App Engine.

¿Cuánto dura un monopolio de la información en la era de Internet?

noviembre 15, 2010 Deja un comentario

En el post de ayer "Los nuevos oligarcas", traduje el interesante artículo del catedrático universitario Tim Wu sobre como en Internet existe sólo una empresa que monopiza un determinado sector, por ejemplo Google las búsquedas, Facebook las redes sociales y Amazon el comercio minorista, como ejemplos claros de que si bien es cierto Internet ofrece unas barreras muy bajas para que cualquier emprendedor pueda inciar un nuevo negocio, cuando esta nueva idea crece, tiende a formar monopolios que en el largo plazo han probado se muy perjudiciales para el desarrollo de nuesvas tecnologías.

Pero Erick Schonfeld, en un post aparecido en TechCruch se pregunta "¿Cuánto dura un monopolio de la información en la era de Internet?", y consiguió una interesante pieza de información del mismo Tim Wu, una sección de la comlumna que escribió que arguye que el editor del Wall Street Journal dejó de lado. Ya que este tema es de mi interés y deseo dar una visión lo más objetiva posible sobre la situación presente y futura de Internet he decidido traducir el post de Schonfeld también y aquí está:

¿El Internet tienden a monoplios naturalmente? el catedrático de Derecho de la Universidad de Columbia, Tim Wu hace una fuerte argumentación sobre ello en un artículo de opinión en The Wall Street Journal este fin de semana. Si bien hay mucha diversidad en Internet y pocas barreras a la creación de negocios en línea, el señala que categoría tras categoría está dominada por una sola empresa: Google, Facebook, Amazon, Skype, Twitter, Apple y eBay.

Wu escribe:

El Internet ha sido presentado como un modelo de lo se supone es el libre mercado donde aparece la competencia en su estado puro. Entonces, ¿por qué se parece cada vez más a  un tablero de Monopolio? La mayoría de los sectores más importantes hoy en día están controlados por una empresa dominante o por un oligopolio. Google es el "dueño" de la búsqueda, Facebook, es el de las redes sociales, para las subastas está eBay, Apple domina la entrega de contenido en línea, Amazon, el mercado minorista, y así sucesivamente.


Si se define un mercado con un margen lo suficiente estrecho, es fácil hacer que cualquier compañía se vea como un monopolio. Pero vamos a reconocer que Internet crea una gran ganador que se lleva la mayor parte del mercado, si es que no se lleva todo, en la mayoría de las situaciones. (Una empresa puede efectivamente tener el poder de monopolio sin técnicamente poseer el 100 por ciento del mercado). La gran pregunta es: ¿Qué tan duradero son monopolios de información en Internet?

El mismo factor que da lugar a estos monopolios tan rápido puede llegar a ser su perdición: la falta de fricción. Los costes de cambiar son casi inexistentes para la mayoría de productos en Internet. Cada producto o servicio en competencia esta literalmente, a sólo un clic de distancia.

Si hay una cosa que nos encierra, somos nosotros mismos. Se trata de los efectos de red en juego a través de Internet que ayudan a construir estos monopolios naturales más rápido de lo que de otra forma sería posible. Wu señala deliberada de esto:

Fuimos nosotros, colectivamente, que hicimos a Google y Facebook dominantes. Los sitios más grandes eran más rápidos, mejores y más fáciles de usar que sus competidores, y los beneficios sólo crecian a medida que más usuarios se unian. Pero todas esas decisiones individuales racionales para iniciar sesión en los mismos lugares fue lo que arrojó un resultado que nadie desea, en principio, un mundo con menos opciones.

Cada vez que seguimos al líder por razones aparentemente buenas, la consecuencia es una reducción de nuestras elecciones. Este es un principio importante de la economía de la información: La posición dominante en el mercado rara vez es tomada a la fuerza ya es entregada, y esta rendición no nace de una decisión deliberada sino de seguir la corriente.


Cuanta más gente utilice el buscador Google, este se convierte en algo mejor, a más gente esté en Facebook, más necesidad de estar en ella, a más gente vaya a vender en eBay, este atrae a más compradores, y así sucesivamente.

Ciertamente, los monopolios de información existen y pueden persistir. Miremos el eterno control de Microsoft en los sistemas operativos de escritorio. Sin embargo, la vida media de la dominación del mercado parece estar disminuyendo. AT&T gobernó durante 70 años, Microsoft gobernó por unos 25, hasta ahora Google ha gobernado durante 10. Facebook será la siguiente en reinar, y así sucesivamente, pero ¿por cuánto tiempo?

El monopolio es un muy mala y malévola palabra, pero no todos los monopolios son malos. Una de las razones principales por la que los monopolios fueron regulados en primer lugar fue debido a su poder de fijación de precios, pero los monopolios de la información actual proporcionan muchos de sus servicios de forma gratuita. Es difícil argumentar perjuicio a los consumidores cuando los consumidores o bien no están pagando mucho o están pagando muy poco. (Amazonas, por ejemplo, mantiene su posición dominante en el comercio electrónico a través de precios bajos). Muchos de los monopolios de la información actual están más interesados en la recopilación de los datos que en tomar nuestro dinero.

El argumento más fuerte es que los monopolios de la información desalientan la competencia, y que en última instancia, limitan la elección y la innovación. Miremos las búsquedas. Habría que estar loco (o Blekko) para lanzar una nueva empresa de búsqueda hoy en día y tratar de ir en contra de Google.

Pero eso nos lleva de nuevo a la cuestión de la durabilidad. Si el poder de Google es transitorio, ya que perdió el barco de las redes sociales, entonces ¿realmente importa si tiene el poder cuasi-monopolico en las búsquedas? Si bien es una buena idea permanecer vigilantes contra el aumento de los monopolios de la información, Internet seguirá moviéndose más rápido que las leyes o los reglamentos puedan mantener el ritmo.

Actualización: Le pregunté a Tim Wu qué tan duraderables el considera que estos monopolios de la información serán, y él está de acuerdo, "Esa es la gran pregunta. Lamentablemente mis párrafos sobre esta cuestión se eliminaron del artículo "Aquí están los puntos, que el Wall Street Journal no quería que Ud. leeyera:

¿Son los monopolios de hoy en día en Internet realmente comparable con los monopolios de información de otras eras, como AT&T, los estudios de Hollywood, y la NBC? Informado por el apóstol de la destrucción creativa de Joseph Schumpeter, algunos coinciden en que los monopolios de Internet son inevitables, pero insisten también en que también son inherentemente vulnerables y efímeros. Sólo espere y los monopolios de hoy en día se reformarán o serán destruidos por las fuerzas perturbadoras del mercado. Bing pudo haber tenido un comienzo lento, pero todavía este puede sobrepasas a Google, y si no, tal vez el surgimiento de aplicaciones móviles hará que los motores de búsqueda sean irrelevantes por completo. La teoría se basa, en parte, de una verdad inescapeable: todas las cosas cambian.

Es posible que estemos viviendo en un mercado libre de un tipo muy diferente a la prevista por Adam Smith. Él creía que un mercado libre significaría muchas empresas que compiten para vender sus productos al precio más bajo. Es una visión de los sucesivos imperios industriales por mantenerse en el poder sólo mientras disfrutan de mandato del Cielo. Y, de hecho si, por ejemplo, el dominio de Facebook a través de cualquier red social se limitara de alguna manera, digamos a 10 años, o mejor aún al momento que la empresa pierda su superioridad técnica, la idea misma de monopolio podría parecer bastante sana.

Exactamente.

Los nuevos oligarcas

noviembre 14, 2010 1 comentario

En ciencias políticas se usa el término oligarquía para hacer referencia a un sistema político en el cual el poder político y económico se encuentra en pocas manos, se diferencia de las monarquías en el hecho de que la oligorquía se basa en un sistema de meritocracia y las monarquías en cambio están definidas por vínculos sanguineos.

El término oligarquía hizo su aparición para hacer referencia a la primera generación de super empresarios que llegaron a acumular más riqueza que la nobleza europea y por lo tanto tener gran influencia política, entre ellos por ejemplo se encuentran en norteamérica Andrew Carnegie, J. P. Morgan o John D. Rockefeller, cada uno controlando un monopolio en su respectivo sector económico, de alli que al conjunto de empresarios que poseeían el control de estas industrias estratégicas se les llamara oligarcas.

Como una consecuencia de la falta de una red de protección social que ayudara a los más débiles de la sociedad, el término oligarca se asoció a personas inmesamente ricas, con una ambición desmedida y que no deseaban compartir su riqueza con nadie. Luego del crash del 1929 y la siguiente Gran Depresión, la reestructuración de la sociedad americana hizo que el término perdiera vigencia y por el contrario durante el período comprendido entre 1950 y 1980 fue el sector de la sociedad que más altos impuestos tuvo que pagar, llegando hasta un máximo del 91% (detalles aquí).

A raíz de la llegada de Ronald Reagan a la presidencia de los Estados Unidos y su famosa frase de que "En la presente crisis, el gobierno no es la solución a nuestro problema; el gobierno es el problema", comenzó el proceso inverso, se les fue disminuyendo los impuestos a los que más ingresos tenían a la par de que se fue reduciendo la cobertura de la red de asistencia social, durante unos años, esto produjo el efecto deseado y el boom económico resultado de la avaricia del nuevo empresariado que tiene su mejor expresión en Gordon Gekko, personaje de ficción de la película Wall Street, dio como resultado otra era dorada para el capitalismo estadounidense, pero ahora nadie llamaba a estos superempresarios oligarcas, por las connotaciones despectivas que tenía la palabra aunque en la práctica personajes como: Bill Gates, Steve Jobs, Sergey Brin, Larry Page y Mark Zuckerberg, sean todos ellos efectivamente oligarcas modernos.

No es sólo mi apreciación, el día de ayer en el Wall Street Journal, Tom Wu, catedrático de leyes en la Escuela de Leyes de la Universidad de Columbia y autor del libro "El interruptor maestro: El ascenso y caída de los Imperios de la Información", escribió una columna que no tiene desperdicio y que titula "En las manos de los nuevos monopolistas". Es por ello que me he tomado la molestia de traducirla:

¿Qué tan difícil sería pasarnos una semana sin Google? O bien, para subir la apuesta, sin Facebook, Amazon, Skype, Twitter, Apple, eBay y Google. Nos sería imposible, pero incluso para un usuario moderado de Internet, sería un dolor real. Renunciar a Google y Amazon es un inconveniente; pero renunciar a Facebook o Twitter significaría renunciar a categorías enteras de actividad. Para la mayoría de nosotros, evitar las empresas dominantes de Internet sería mucho más difícil que evitar pasar por Starbucks, Wal-Mart o cualquier otra empresa que domine algún rincón de lo que alguna vez se llamó el mundo real.

El Internet ha sido presentado como un modelo de lo se supone es el libre mercado donde aparece la competencia en su estado puro. Entonces, ¿por qué se parece cada vez más a  un tablero de Monopolio? La mayoría de los sectores más importantes hoy en día están controlados por una empresa dominante o por un oligopolio. Google es el "dueño" de la búsqueda, Facebook, es el de las redes sociales, para las subastas está eBay, Apple domina la entrega de contenido en línea, Amazon, el mercado minorista, y así sucesivamente.

Hay Cachemiras digitales, territorios en disputa que quedan en la tierra de nadie, como es la edición digital. Sin embargo, los dominios de las grandes empresas han disfrutado de fronteras sorprendentemente seguras a través de los últimos cinco años, sus principales mercados están seguros. Bing de Microsoft, lanzado el año pasado por un gigante con $ 40 mil millones en efectivo en la mano, ha capturado un mero 3,25% del volumen de busquedas (Google se reserva el 83%). Sin embargo, nadie espera que Google Buzz vaya a invadir en serio el mercado de Facebook, o para el caso, Skype sea el relevo de Twitter. A pesar de las incursiones fronterizas son las empresas dominantes las que se mantienen a pie firme, en gran parte han fracasado en emprendimientos comerciales.

El aumento de la aplicación (un programa dedicado que se ejecuta en un dispositivo móvil o Facebook) puede parecer a impugnar la clasificación clara de funciones entre un puñado de empresas, pero incluso este desarrollo es parte de la tendencia más amplia. Para mantenerse con vida, todas las aplicaciones deben asegurar un lugar en la plataforma de un monopolista, aunque hayan financiado largamente estos emprendimientos comerciales.

El aumento de las aplicaciones o apps (un programa dedicado que se ejecuta en un dispositivo móvil o Facebook) puede parecer a impugnar la clasificación clara de funciones entre un puñado de empresas, pero incluso este desarrollo es parte de la tendencia más amplia. Para mantenerse con vida, todas las aplicaciones deben asegurarse un lugar en la plataforma de un monopolista, fortaleciendo así el dominio del monopolista en el mercado.

Las actuales fronteras en Internet probablemente cambiarán con el tiempo, especialmente con la aparición de nuevos mercados. Pero es difícil evitar la conclusión de que estamos viviendo en una época de grandes monopolios de la información. ¿Podría ser que el libre mercado en la Internet en realidad tiende a los monopolios? ¿Podría incluso ser que la demanda, de todas las cosas, esta en realidad representada en este libre mercado online -que los norteamericanos, tan diversos e individualista, en realidad aman a estos monopolios?

La historia de las Empresas de la Información en América sugiere que la respuesta a ambas preguntas es "sí". En el largo plazo, la libre competencia ha sido la excepción, el monopolio ha sido la regla. Aparte de breves períodos de apertura creada por los nuevos inventos o nuevas leyes antimonopolio, todos los medios, empezando por el telégrafo, han provado eventualmente ser un caso de estudio de monopolio. De hecho, muchas de estas empresas todavía están entre nosotros, aunque no tan poderosas como lo eran antes, como por ejemplo AT&T, Paramount y NBC.

El desarrollo de las industrias de Internet ha sido casi como el de cualquier otra industria que depende de una red: Una sola empresa puede dominar el mercado si el producto se vuelve más valioso para cada usuario conforme aumenta el número de usuarios. Estas redes tienen una tendencia natural a crecer, y que dicho crecimiento conduce a la dominación. Esa fue la clave para el monopolio de los telégrafos de Western Union en el siglo 19 y el monopolio telefónico de su sucesor, AT&T. Las líneas de Bell simplemente llegaron a más personas que cualquier otra empresa, por lo que cada vez más clientes llegaron a depender de ellos en un circuito de retroalimentación que permitió ampliar la cuota de mercado. A más clientes la empresa tenía, esta se volvía más invulnerable a la competencia.

Sin embargo, en una tierra donde por lo menos dos mega-colas y dos marcas de pañales pueden dominar indefinidamente, ¿por qué hay tantos mercados de la información donde sólo una empresa domina? La explicación parece residir en la  famosa preferencia de los americanos por la conveniencia. Con las redes, el tamaño aporta comodidad.

Tengan en cuentan que, a finales de la década de los 1990, habían muchos competidores en motores de búsqueda, como Lycos, Altavista y Bigfoot. En la década de los 2000, había muchos sitios de redes sociales, incluyendo Friendster. Fuimos nosotros, colectivamente, que hicimos a Google y Facebook dominantes. Los sitios más grandes eran más rápidos, mejores y más fáciles de usar que sus competidores, y los beneficios sólo crecian a medida que más usuarios se unian. Pero todas esas decisiones individuales racionales para iniciar sesión en los mismos lugares fue lo que arrojó un resultado que nadie desea, en principio, un mundo con menos opciones.

Cada vez que seguimos al líder por razones aparentemente buenas, la consecuencia es una reducción de nuestras elecciones. Este es un principio importante de la economía de la información: La posición dominante en el mercado rara vez es tomada a la fuerza ya es entregada, y esta rendición no nace de una decisión deliberada sino de seguir la corriente.

No deberíamos preocuparnos tanto de un monopolio si es que este viene con un plazo límite. Si el reinado de Facebook en las redes sociales se limitara de algún modo, digamos, a 10 años, o mejor aún que termine en el momento que la empresa pierde su superioridad técnica, la idea misma de monopolio podría parecer casi sana. El problema es que las empresas dominantes al igual que los miembros titulares del Congreso y los dictadores africanos: Rara vez renuncian incluso cuando está claro que su mejor tiempo ha pasado. Cuando enfrentan su declive, hacen todo lo posible para mantenerse en el poder. Y es entonces cuando el resto de nosotros sufrimos.

El dominio casi absoluto de AT&T sobre los teléfonos duró desde 1914 hasta su disolución en 1984, durante todo ese tiempo retrasó la introducción de precios más bajos y tecnologías innovadoras que eventualmente los nuevos operadores podrían traer. Los estudios de Hollywood tomaron el control efectivo del cine estadounidense en la década de 1930, e incluso ahora, unas debilitadas versiones de ellos permanecen a cargo. Los monopolios de la información pueden tener muy larga vida media.

La decadentes monopolios de la información a menudo encuentran una cuerda de salvamento en la forma del Tío Sam. El gobierno ha otorgado su bendición sobre los monopolios en las industrias de la información con una frecuencia inusual. A veces esta protección ha dado beneficios recíprocos, con los dueños de las redes de información que ofrecen al estado algo valioso, a cambio de por ejemplo escuchas telefónicas sin orden judicial.

La larga dominación de las cadenas de radiodifusión NBC, CBS y ABC fue protegida por el gobierno primero de las radios FM (las grandes cadenas estaban atrapadas en AM) y más tarde de la industria de la televisión por cable, que se suprimió durante décadas. En la actualidad, el dominio que tienen Verizon y AT&T del servicio de teléfonía celular puede ser acreditado en parte a la ayuda de facto de gobierno de los EE.UU., y por tanto su lugar es probablemente el más seguro en toda la industria. Los monopolios pueden ser un desarrollo natural, pero los más perdurables son generalmente patrocinada por el estado. Tanto más cuanto que nadie ha concebido una mejor manera de frenar competidores que hacerlos cumplir con la compleja reglamentación federal.

Los Info-monopolios tienden a ser de bueno a excelente en el corto plazo y de malo a terrible en el largo plazo. Durante un tiempo, las empresas ofrecen grandes comodidades, las eficiencias de gran alcance y las innovaciones deslumbrantes. Es por eso que el monopolio de los jóvenes es a menudo asociada a la edad de oro de un medio. Hoy en día, un motor de búsqueda ha hecho prácticamente la vida de todos más simple y más fácil, al igual que una red de telefonía sólo hace 100 años. Los monopolios también generan enormes beneficios que pueden ser reinvertidos en la expansión, la investigación e incluso proyectos públicos: AT&T cableo los Estados Unidos e inventó el transistor, Google está escaneando las bibliotecas del mundo.

El inconveniente se presenta más adelante, a medida que el monopolio y la voluntad de innovar sustituye por mera voluntad de poder. En la década de 1930, AT&T había adoptado la extraña medida ludita de suprimir su propia invención de la grabación magnética, por temor a que disuadiera el uso del teléfono. Los costos del monopolio están en su mayoría a cargo de los empresarios y los innovadores. A largo plazo, las consecuencias afectan a la población de manera más sutil, con el cambio de la que alguna vez fue una de las partes más dinámicas de la economía comienza a estancarse.

Es por estos efectos negativos por lo qué gente como Theodore Roosevelt, Louis Brandeis Thurman y Arnold consideraban a los monopolios como un mal a ser destruido por los tribunales federales. Tomaron una lectura más literal de la Ley Sherman, que establece: "Toda persona que monopolice … será considerado culpable de un delito grave". Pero hoy no tenemos el corazón para hacerle la eutanasia a una empresa sana como Facebook sólo porque es enorme y puede saber más sobre nosotros que el IRS.

El Internet es todavía relativamente joven, y seguimos en la edad de oro de estos monopolios. También podemos encontrar consuelo en el hecho de que la mayoría de los gigantes de Internet profesan una toma de conciencia de sus increíbles poderes y un cierto sentido del deber al público asistente. Tal vez, si estamos atentos, podemos prolongar la fase benigna de su gobierno. Pero no vamos a pretender que vivimos en otra cosa que una época de monopolios.

La guerra por el talento

noviembre 13, 2010 Deja un comentario

En los últimos días lo que ha llenado los titulares es la batalla entre Google y Facebook por acaparar el más valioso de los recursos estratégicos en está era de la información, el elemento humano. Primero fue el rumor publicado por Business Insiders, que posteriormente fuera confirmado por la misma Google,  de un aumento general del 10% a todos sus empleados acompañado de un bono por fiestas de $1000, pero hoy me he encontrado por CNet que Google dará un aumento del 30% a sus ejecutivos seniors entre ellos Patrick Pichette, Nikesh Arora, Alan Eustace y Jonathan Rosenberg, que según la misma fuente veran incrementado su salario de $500,000 a $650,000 el próximo año.

La guerra para acaparar a los ingenieros ha llegado a tales niveles que TechCrunch reportó esta semana que un ingeniero del staff de Google que había renunciado para ir a Facebook, recibió una oferta de 3.5 millones de dólares en acciones de Google para volver a la compañía. Pero tiene sentido está puja entre las grandes empresas del sector tecnológico por conseguir el mayor número de "estrellas", que más se parecen a los fichajes de un equipo de fútbol, que la usual practica de contratación en las empresas del Valle del Silicio, entre las cuales Google tenía la reputación hasta no hace mucho de ser la más selectivas a la hora de contratar personal, sometiendolos a un estricto proceso de evaluación que involucraba muchas pruebas de inteligencia antes de firmar con alguno. ¿Qué está sucediendo ahora?

Antes de ensayar mi respuesta deseo compartir con Uds., este interesante gráfico que he encontrado en un artículo del Wall Street Journal, sobre la actual guerra de talento en la que se encuentra Google, en el cual podemos ver como a lo largo de todo el sector de empresas web las nuevas contrataciones han sido una constante, con Twitter doblando el número de empleados a lo largo de este 2010:

War for Talent

Mientras el desempleo es uno de los males endémicos de la economía estadounidense, como resultado de los despidos para controlar los costes en la mayoría de las empresas, sorprene lo agresivas que han sido estas empresas en sus contrataciones a lo largo del presente año.

Tal vez una de las razones para este frenesí, es la gran cantidad de dinero en efectivo que tienen los angeles inversores, inversionistas de riesgo y las mismas empresas involucradas en está guerra de talentos, como resultado de la política expansiva de la masa monetaria que está aplicando la FED (el Quantitative Easing) para reactivar la economía y que lo único que ha conseguido es reducir la rentabilidad del dinero a límites nunca antes vistos, forzando a los inversionistas a buscar rentabilidad tomando más riesgos de lo que el sentido común puede justificar.

Pero por qué este fenómeno no se dá en Japón o Europa, en parte por la cultura de esos países de un temor al fracaso, algo que ya comenté en un post anterior llamado El secreto del éxito de Silicon Valley, pero también se debe al hecho de que ambos bloque económicos están avocados en tratar de contener la crisis en base a políticas de austeridad, lo opuesto a lo que está haciendo Estados Unidos, sin embargo China que está siguiendo el camino americano y tiene una abundante liquidez, mucha de la cual se ha usado para inflar su burbuja inmobiliaria, pero también se está usando en parte para financiar empresas web al estilo americano y es responsable en parte de la escasez de talentos en Estados Unidos, ya que muchos estudiantes post-graduados de universidades americanas de origen asiático, están prefiriendo volver a sus países de origen para iniciar emprendimientoa alla, en lugar de parmanecer en Estados Unidos, algo sobre lo que el Dr. Vivek Wadhwa nos alertó hace poco más de un año en un post publicado en TechCrunch llamado "Cuidado la fuga de cerebros a la inversa hacia India y China".

Mi conclusión, estamos en una primera fase de una burbuja web 2.0, en donde estos elevados salarios y la lucha por talentos es sólo la primera alerta. Es una burbuja porque cumple la definición clásica de una burbuja, está financiada en base a crédito y el activo en el que se invierte no tiene una fuente de ingreso que permita el pago del principal y los intereses. Pero como toda burbuja reventará cuando tenga que reventar, no antes, no después, lo único cierto con toda burbuja es que revienta, lo incierto es saber cuando la hará, ya que por lo general las burbujas pueden permanecer creciendo por largos periodos de tiempo, especialmente cuando la FED está embarcada en un proceso de expansión de la base monetaria.

Otra de las razones por las cuales este gasto de miles de millones de dólares en salarios es insostenible, es porque reduce la productividad de las empresas. Más empleados ganando más y haciendo lo mismo que hacían antes, sólo significa un aumento de los costes, pero no un aumento de las ganancias, con lo que el efecto neto es una reducción de la productividad. Sabemos que en el mundo global en el que estamos, la empresa que no incrementa contínuamente su productividad termina por quebrar.

Mi recomendación, este es el momento de "vender", si es ingeniero en computer science o puede conseguir un puesto en este sector económico, aproveche la ola y viaje lo más lejos posible, manteniendo controlado sus gastos y acumulando la mayor cantidad de reservas posibles en activos que no pierdan valor, no crea que las acciones que le darán por unirse a una empresa son una inversión sólida. Si se siente atraído por estas historias del nuevo "dorado" y desea comenzar a estudiar para entrar en el sector, no sea tonto en ayudar a inflar la burbuja. Si invierte el poco dinero que tiene o toma créditos para pagar son sus futuros altos ingresos, lamento informarle que es muy tarde para entrar "comprando", la burbuja ya ha comenzado y es muy tarde para entrar.

Google inicia su lenta caída

noviembre 12, 2010 1 comentario

El ciclo natural de la vida es nacer, crecer, reproducirse y morir. Esto es cierto no sólo para los organismos vivos sino también para las empresas, todas incian como un desconocido pero prometedor emprendimiento y luego de período de rápido crecimiento donde todos predicen que tomará el mundo por asalto y sin dejar presioneros, pasa de ser idolatrada a ser temida, para luego iniciar un lento camino de desvanecimiento en las arenas del tiempo. Aunque a diferencia de los seres humanos muchas veces las empresas que han cumplido su ciclo no mueren (quiebran), sino que permanecen en un estado en el cual no crecen, no llaman la atención de los medios y sólo producen unos ingresos mensuales fijos por décadas manejando el tema de costes.

IBM fue el primero de los gigantes del TIC en entrar en este prolongado ocaso, donde pasó de ser el referente en el mundo de las TIC a una vieja empresa que mantiene su cuota de mercado. Luego llegó el turno de Microsoft de pasar por este mismo ciclo, finalmente Google comienza a dar muestras de agotamiento y lo más importante su archirival Facebook le ha ganado la partida en el mercado del futuro, la publicidad contextualizada en redes sociales.

Google ha tratado de reaccionar ante el avance de su rival, pero lo está haciendo tarde y mal. La pelea por exigir reciprocidad con la información de la lista de contactos que comparte con otros proveedores de servicios, y que Facebook usa en su favor sin permitir a Google acceder a los contactos que colecta Facebook desde otras fuentes, de la cual podemos encontrar una detallada explicación en TechCrunch. O la tardía reacción de aumentar el 10% al salario del próximo año a sus empleados para mantenerlos, digo tardía ya que a lo largo de los últimos meses Google ha estado perdiendo ingenieros claves para el futuro de la empresa de manera lenta pero contínua.

El miercoles pasado (10 de noviembre) en PC Magazine, John C. Dvorak publicó un artículo titulado "La inevitable ruina de Google", donde básicamente lo que nos quiere dar a entender es que en Google, ha muerto la creatividad y sólo están pensando en mejoras incrementales, donde las ideas no vienen de ver más alla de lo que otros ven, sino de voltear a ver donde está la competencia para tratar de ofrecer lo mismo y desesperadamente mantener la posición de líder. Esto es lo que le pasó a IBM y Microsoft, ahora Google está experimentando lo mismo.

Pero lo nuevo es que cada vez los ciclos se hacen más cortos, el reinado de IBM duró casi cuatenta años, Microsoft apenas tuvo 20 años de esplendor y ahora Google apenas ha llegado a la decena. Está condenado el próximo líder a sólo reinar por apenas unos pocos años o ya no veremos otro claro líder en el sector TIC y todo será una batalla por comoditizar las TIC. En este sentido Facebook parece que ha dado un paso adeltante y probablemente lance el próximo lunes (15 de noviembre) el famoso Proyecto Titan, también conocido como el Gmail killer, según he leído en TechCrunch. Una dirección de correo más que se sumará a la lista de e-mails que los usuarios han ido colectando a su paso por los diferentes portales y servicios web que han usado a lo largo de su cybervida.

Categorías:Actualidad, Google, Internet